jueves, 29 de junio de 2017

Pintorescas márgenes del Río Guadalfeo


Un aspecto de las pintorescas márgenes del Río Guadalfeo, que fecunda con sus aguas
las tierras de la Vega de Motril, Salobreña y Lobres.

Foto Morales



lunes, 26 de junio de 2017

Apunte del término de Motril...



Dibujo de Garrido Castillo: Apunte del término de Motril, tomado desde las alturas de la carretera que conduce a Granada

domingo, 25 de junio de 2017

Postales motrileñas


Los grabados del pintor Garrido del Castillo es una de la joya más interesantes del libro de Francisco Pérez García "La costa del sol", son dibujos del 1930 sobre el Motril anterior a la Guerra Civil. Al final de la calle Hernández Velasco donde estaba la iglesia de La Aurora con la fuente de dos caños.



"La costa del sol", libro publicado en 1930 por Francisco Pérez García, todo una joya



Poco antes de la conclusión de sus estudios universitarios, Paco Pérez, entregado ya en cuerpo y alma al quehacer literario, va a publicar el que será a la postre el más emblemático quizás de todos sus libros: La Costa del Sol. Recopilación de Literatura, Arte y Turismo, Industria y Comercio (1931), «un amplio volumen de más de cuatrocientas páginas con el que nuestro autor, arropado por un privilegiado elenco de colaboradores, se anticipa a las numerosas guías turísticas que se escribirán en las décadas venideras sobre nuestra región y sobre todo el litoral andaluz oriental, cuando este era aún un desconocido y recóndito paraíso virginal». El libro, hoy día prácticamente inencontrable, se convertiría con el paso de los años en una verdadera reliquia literaria de incalculable valor bibliográfico, pues en él se proponían itinerarios turísticos por el litoral almeriense, granadino y malagueño, estando profusamente ilustrado de fotografías, plumillas y dibujos, además de la inclusión de algunos textos en inglés y en francés. Una propuesta especialmente visionaria y audaz para la época sin duda.

[Jesús Cabezas Jiménez, 2010:670-672]
Del libro "Luciernagas en el olvido"

El autor Francisco Pérez García

PÉREZ GARCÍA, Francisco, Motril (Granada). Periodista y Escritor

Fue el hijo menor de una familia de seis hermanos que vivía en el número 12 de la calle Chispas, de Motril, en donde nació el futuro escritor, con el siglo. Su padre dedicó su vida a las labores agrícolas de unas tierras arrendadas, ya que la familia no disponía de muchos recursos. En octubre de 1805 ingresa en la Escuela de Primera Enseñanza de don Federico Gallardo del Castillo, por quien expresó siempre enorme devoción y gratitud y de quien conservó permanente recuerdo a lo largo de toda su vida. En 1908 queda huérfano de padre. Dada la precaria situación familiar todos los hermanos tienen que ayudar al sostén de la familia y trabaja desde los doce años en el Juzgado como copista de pliegos, sin dejar de lado la escuela. Terminado el bachillerato, que cursa en el Colegio Politécnico de Motril, se matricula en Derecho en la Universidad de Granada y obtiene su Licenciatura en 1931...

domingo, 7 de mayo de 2017

Manuel Carrasco Mercado. Poeta



Carrasco Mercado, Manuel (Motril, 1954-Madrid, 1987).
Poeta. Visionario precursor del grupo de poetas motrileños de los ochenta, los patrones estéticos de su escritura oscilan entre la tendencia a la escritura automática y desconectada de la realidad y la búsqueda desesperada e incesante de un universo creativo propio, muy próximo al mundo onírico y surrealista. Una poesía alejada, pues, del racionalismo y ligada a la imaginación y al inconsciente, origen último del arte poético según el conocido concepto bretoniano. Para algunos analistas de su obra, en los poemas de este autor «domina la nota sensorial y amorosa.
Y para otros, su «cara oculta […] se ha ido iluminando progresivamente» a medida que fueron surgiendo, una tras otro, sus libros, así “hasta llegar a la última habitación de la torre, en que habita la belleza celeste, ideal, bisexuada, de los dioses paganos griegos”» .
Estudió Periodismo en Madrid y Filosofía y Letras en Granada, licenciaturas que abandonaría muy pronto para dedicarse en cuerpo y alma a la poesía. Los poetas amigos que le conocieron bien destacaron de él que «amó antes la figura del poeta, su perfil ático o dionisiaco, que a la propia poesía» [Antonio Enrique, 1996:345]. Por su parte, José Lupiáñez, en su página web, ha dejado escrito de él que: «Ha sido un poeta visionario y dispar; un motrileño intuitivo, lleno de sueños, que trató a toda costa de dar respuesta a las graves interrogantes del hombre escindido de finales del siglo XX. Acaso hubiera sido otro su destino si sus versos hubieran encontrado el eco necesario entre sus gentes. Acaso todavía hoy disfrutaríamos de sus presentimientos y de sus desmesuras».
Aunque llegó a ser incluido en los primeros recuentos poéticos abordados por nuestro Ayuntamiento tras la llegada de la Democracia: «Escritores jóvenes. Motril y comarca» – artículo insertado en Motril 1982– y Antología de la Joven Poesía Motrileña (1986), participó muy poco de los movimientos y actividades culturales de la ciudad durante los años setenta y ochenta, realizando prácticamente toda su carrera literaria y su vida fuera de nuestras fronteras.
Aunque según Antonio Enrique, no figuraba en antologías poéticas y apenas si era convocado a lecturas públicas [Antonio Enrique, 1996:348]. Cristóbal Zafra 16, el 16 Seudónimo que Francisco Ayudarte Granados adoptó para la redacción del amplio artículo: «Escritores jóvenes. Motril y comarca», insertado en el libro de las Fiestas, Motril 1982. …prístino antólogo que recogió parte de la obra de los autores noveles motrileños a comienzos de los años ochenta, confesó acerca de su poética que: «Leyendo a Manuel Carrasco se recuerda a Baudelaire y Mallarmé, se recrea el simbolismo y el parnasianismo, la teoría del arte por el arte, se adopta imperceptiblemente la convicción de que la poesía es un diamante en el ojo de Buda, un santuario sagrado al que no accede cualquiera, un algo refinado, elegante y noble, lejos del alcance de una mano encallecida por el pico y el azadón, de un corazón que no sea delicado y sensible» [Cristóbal Zafra, 1982:217].
Amante de la bohemia, excéntrico e imprevisible, locuaz y divertido, extravagante en su forma de vestir y en su comportamiento, su amigo, el poeta granadino Fernando de Villena, lo llegó a definir por dichas cualidades como «el último modernista». Siempre que volvía por nuestra ciudad andaba envuelto de manera compulsiva en numerosos proyectos estéticos y literarios, alguno de los cuales llegaron a cristalizar en Motril y recibieron el patrocinio del Ayuntamiento como los llamados Cuadernillos Torre de la Vela, una idea sumamente original compuesta de una serie de separatas con poemas impresos, a la usanza tradicional tipográfica, en sugestivos pliegos de papel de estraza verjurado de diversos y llamativos colores. El vertiginoso periplo madrileño emprendido por este autor con apenas veinte años sería testigo de la precocidad de su carrera literaria, la cual, antes de la década de los ochenta, estaba compuesta ya por tres libros. Su primer título, Cárcel (1977), un entrañable y bello poemario donde se intuyen la agonía, la desesperación y la soledad vivencial del poeta, «une la visión y la profanación de la realidad, incluso la visión lúcida que conduce al desgarramiento o a la sorna» [Celia Castillo, 1978:7].
Le siguió, escasos meses después, Vidrios rotos (1977), con portada e ilustraciones del pintor motrileño José Baena, volumen que pone de manifiesto un tétrico y áspero escenario que ensombrece claramente los límpidos horizontes del ingenuo infierno que supuso su opera prima: «El poeta camina por sendas abruptas, por caminos de lava, por recientes cicatrices que aún duelen. Y va en soledad, buscando algo que desconoce y que es quizá solo un espejismo.
En su particular aventura vital, Vidrios rotos es en gran parte una lamentación» [Francisco Iglesias Bellas, 1977:6]. La tercera de sus entregas, Canto ciego (1978), representa, más que ningún otro, el libro «donde se forjó, definitivamente, la figura de poeta maldito por la que siempre fue conocido, admirado y apreciado entre los poetas motrileños » [Jesús Cabezas Jiménez, 2010:127]. En dicho poemario, el cual está salpicado de abundantes dosis de lucidez y de ternura, el poeta eleva al parnaso a las meretrices, a los marginados y a los golfos: «Porque ellos, / y solo ellos, / son los príncipes de la existencia» [Manuel
Carrasco Mercado, 1978:27]. Para Antonio Enrique, este tercer libro «va a suponer un receso en la devastación de su proceso disgregador, pues apunta ráfagas de esperanza y aun conciliación» [Antonio Enrique, 1996:362].
Su siguiente libro, La imagen de tu vuelo (1980), única de sus obras editada en Granada al pulcro y refinado cuidado de los poetas impresores Narzeo Antino y José Gutiérrez en la colección Silene, con ilustraciones de Claudio Sánchez Muros, es ya, en opinión de Enrique, un libro mayor de su producción. Ese proceso morboso y reiterativo de autodestrucción constatado en entregas anteriores ha cesado ahora, «o más bien se ha transformado en conciencia de exilio permanente a través de la asunción de los signos de la belleza, que llega a ser tan fría como lujosa en ocasiones» [Antonio Enrique, 1996:364]. El último de sus libros, Oculta razón (1987), aparecido póstumamente aunque dado a imprenta un par de años antes de su muerte, supone para algunos críticos un libro de consumación y el verdadero legado o testamento poético de nuestro autor. El texto está recorrido de principio a fin por un sorprendente pálpito de lucidez que contrasta con todo lo anteriormente escrito por el poeta. Como si el sujeto lírico tuviera una especie de serena clarividencia, de premonición última, y quisiera hacer balance final de su vida a través de los gratos recuerdos que aún conservaba del mundo de la infancia. Se trata, por tanto, de «un libro biográfico, con los poemas de evocación más bellos de su Motril natal y con otros muchos del Madrid de sus penumbras, y de ahí su valor, añadido en este caso, de testimonialidad » [Antonio Enrique, 1996:368]. Dicho texto quedó perfectamente descrito y resumido en la glosa que del mismo hicieran en su día José Ortega y Celia del Moral: «El hablante lírico se enfrenta a la angustia de la existencia mediante el retorno a la inocencia de la niñez y a la esperanza que le depara el amor» [José Ortega y Celia del Moral, 1991:51]. Manuel Carrasco, antes de su trágica muerte, nos dejó dos obras inéditas: Laberinto del mar y Celebración en el tocador, ambas escritas con anterioridad a la redacción de Oculta razón [Antonio Enrique, 1996:346]. Desconocemos sus contenidos, pero se sabe que obran en poder del poeta Antonio Enrique, depositario de confianza de toda su obra por expreso deseo de nuestro autor, al que calificaba coloquial y familiarmente como su «primo».

Los poetas motrileños organizaron un entrañable acto la tarde-noche del día 28 de agosto de 1992, y le brindaron un sentido homenaje a su memoria en la calleja sin salida donde nació, justo al inicio de la calle Esparraguera. Se leyeron poemas en su honor y la callejuela, engalanada de flores y encalada de punta a punta por todas las vecinas del barrio, como deseara el poeta al final de sus días, pasó a llamarse desde ese mismo instante Callejón de las Flores, previa decisión adoptada en acuerdo plenario por la Corporación Municipal presidida por el alcalde, Miguel López Barranco.
Jesús Cabezas Jiménez del libro "Luciérnagas en el olvido"