sábado, 4 de noviembre de 2017

En el número 9 de la Revista Guadalfeo editado en el mes de abril del 1981, toda una joya, el eje protagonista fue “La monda” ¡Una explotación brutal que no cesa!



En el número 9 de la Revista Guadalfeo editado en el mes de abril del 1981, toda una joya, el eje protagonista fue “La monda” ¡Una explotación brutal que no cesa!, junto a sesiones como la poesía, Agenda Cultural, Historia Comarcal, El Noticiero Pacífico, Efeméride. Alsina ¡Chupan más que Drácula!, Letras D´escuela, Crucigrama Blanco, La Enseñanza en la Picota, Opinión Política, Escribiendo, La Prensa, Volutas Musicales, Homenaje a Cesar Vallejo, Sección Avernal de contrariedad con azufre, Humor que mola y en la contraportada el 1º de Mayo. 


Paco Ortega Palomares primero a la izquierda, Manuel Almansa Calderón, Paco Ayudarte, Manuel Martín Gálvez y Joaquín Jiménez Castilla (alias Sandokán) en "Radio Gu"

Ver y descargar ejemplar completo haciendo clic en el siguiente enlace:





miércoles, 1 de noviembre de 2017

REVISTA JUVENIL GUADALFEO, Nº 10



La revista juvenil “Guadalfeo”  nace en septiembre de 1980 hasta agosto del 1981,  se editaron 12 números, su Director fue Francisco Ortega Palomares. En palabras de Jesús Cabezas Jiménez: Fue una de las publicaciones satíricas más refrescantes y atrevidas de todas las editadas en la historia reciente de nuestra ciudad.
Entre sus redactores estuvieron Carmelo Amado Arquero, Manolo Martín Gálvez, José Miguel Perfectti, Manolo Abarca, Fernando Alcalde, Santiago Vázquez, María José Pérez, PEDROSA, José María Morito y el tristemente desaparecido Miguel Pérez. Editada por Colectivo Culturales, producida por Francisco Antonio Reyes. Con una amplia nómina de colaboradores como D. y M. Muro, PEPE, San Lucifer, los enviados especiales y la amistad de muchos otros nombres anónimos.
En el número 10 su editorial hace una especial referencia al mar Mediterráneo con el siguiente titular “El mar Mediterráneo no es particular, lo ensucian, envenenan y contaminan como a los demás”. Firmas como la de Paco Ayudante y Jesús Cabezas intervinieron en este número.


Francisco Ortega Palomares


Ver ejemplar completo haciendo clic en el siguiente enlace:

viernes, 15 de septiembre de 2017

"JUBILACIÓN DE PEPE BAENA"




Me ha dicho que Pepe cierra
no puede ser,
si ayer lo vi en la puerta
con Isabel
con Martín Recuerda y con Andrés
con Jesulín
y con la prima hermana de Serafín.

Me han dicho que Pepe Cierra,
que echa el telón
que ya no le quedan bragas
ni camisón
ni camisetas ni calzoncillos
ni lentejuelas ni dobladillos.

Y dicen que en Lújar, Gualchos
y Torvizcón
rezan las viejas una oración
para que Pepe, que es muy marchoso
que es muy garboso y vacilón
vuelva a la tienda y les rebaje
con mucha gracia ese sayón
que es de tergal
pa disfrazarse en el Carnaval.

Dicen que lo sobrante
irá en un flete
rumbo al Caribe o a Portugalete.
Irán corbatas, camisas de caballero,
irán sostenes
y hasta un braguero.

Allá en la Habana
estará Fidel
y cuando vea las bragas
dirá: ¿esto qué es?

Que son de Pepe
el pintor de Motril,
el de Seijas Lozano
y las cañas de almil.

Hablando en serio, Pepe nos deja,
deja la tienda, el mostrador,
pero seguro que su palique
que en ocasiones nos animó
quedará flotando por esa calle
que tantas veces él recorrió.

Me han dicho que Pepe cierra
que baja el telón.
Y aquí estamos los amigos
para decirte adiós.


Autor del poema Joaquín Pérez Prados


martes, 12 de septiembre de 2017

“A RAMÓN PORTILLO”








A RAMÓN PORTILLO”

Lllegaste una tarde serena
cielo azul
brisa suave de poniente
y rumor de cañas
en la alfombra verde de la vega.

Allá lejos dejaste los trigos
olivos, girasoles, amapolas
y lindas vivencias
junto a las riberas del gran río andaluz.

Llegaste a las aulas del Técnico
con una sonrisa
provisto de escuadra
cartabón, compás, tiralíneas y bigotera.
¡Vaya tela, señores!
Y nos enseñaste a trazar sobre papel guarro
triángulos, cuadriláteros, hexágonos,
circunferencias, tuercas, tornillos
y perspectiva caballera.
¡Vaya tela, señores!

En tus ratos de ocio te acercabas al litoral,
en la lonja observabas los pulpos
sardinas, boquerones, quisquilla
remiendo de redes
y vuelo acompasado de gaviotas.
Paseabas por los espigones,
muelles,faro
y bonita playa de las Azucenas.

Pasan los años
y en las clases se respiraba buen humor.
Eran días alegres, bulliciosos,
las hormonas circulaban veloces
por venas, arterias
sistema endocrino
pasillos y patio de recreo.
¡Vaya tela, señores!

Luego llegó el final
con sus exámenes,revalida
prueba de madurez
Y nos despedimos.
Atrás dejamos cuadernos, tinta china
y mesas de dibujo.
Nos dijimos adiós
y cada alumno puso proa
a su incierto futuro.

Pero siempre te recordaremos, Don Ramón.
Con sentimiento, respeto, cariño, emoción
y una lagrimIta que en ocasiones
se asoma tímida a los ojos.
¡Vaya tela, señores!

Autor del poema Joaquín Pérez Prados

viernes, 30 de junio de 2017

Rincones pintorescos del Motril de 1931


Hiedra revistiendo los viejos muros conventuales, un pequeño puentecito y una acequia cuyas aguas tranquilas copian el firmamento azul... Así, esta estampa motrileña, fiel reflejo de un rincón bello del típico barrio de la Tenería.

"La costa del sol", 

jueves, 29 de junio de 2017

Romero Jiménez, José Alberto, (Granada, 1935). Poeta.




Romero Jiménez, José Alberto. (Granada, 1935). Poeta.

Los ecos de su poesía, sonora, apasionada, enardecida y de nítidas esencias andaluzas, aún resuenan en los foros y escenarios donde se dio a conocer como poeta en el Motril de los años ochenta y noventa. Su tono de voz –en el que algunos críticos han creído entrever manifiestas resonancias lorquianas y manuelmachadianas– irrumpió con fuerza y gallardía por esos exultantes años finiseculares, destacándose como una de las voces poéticas más genuinas e impares del parnaso local en aquella floreciente etapa de resurgimiento cultural que experimentó nuestra ciudad por dicha época. Tras ingresar en el Seminario y realizar el Bachillerato en Sigüenza, Jerez de los Caballeros y Zafra, cursó estudios de Filología Románica en la Universidad de Granada, incluyendo en su singular recorrido académico un periplo de varios años en la Universidad de Colonia adonde se trasladó por mediación del profesor Manuel Alvar, catedrático de Dialectología en Granada, de quien nuestro autor había sido aventajado discípulo.
Ha sido catedrático de Inglés en los institutos «Julio Rodríguez» y «Francisco Javier de Burgos» de Motril, «Antigua Sexi» de Almuñécar y «Mediterráneo» de Salobreña. También permaneció algunos años en comisión de servicio impartiendo docencia en la localidad alemana de Kehl, en el estado de Baden-Wurtemberg, aprovechando dicho destino para asistir a varios cursos de Francés en la fronteriza ciudad gala de Estrasburgo, capital de Alsacia y sede del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa. Ferviente apasionado de los idiomas, habla correctamente el alemán, el inglés, el francés y el italiano. Una vez jubilado de sus tareas académicas se licenció también en Derecho por la UNED el año 2002 con objeto de completar su formación intelectual, indeclinable deseo que ha querido mantener en permanente y vivo rescoldo toda su vida.
Se sintió seducido desde muy joven por la poesía, escribiendo durante sus años de estudiante gran cantidad de poemas que, desgraciadamente, no han llegado a conservarse en nuestros días. Desde la adolescencia mostró especial predilección, empero, por los autores clásicos: San Juan de la Cruz, Garcilaso de la Vega, los hermanos Machado, Miguel Hernández, Gerardo Diego y, sobre todo, Federico García Lorca, por el que siempre ha sentido honda atracción y en cuya figura literaria llegaría a hacer converger, estéticamente, su propia poesía. Durante los años ochenta y noventa, José Alberto Romero tuvo un destacado protagonismo en la vida cultural motrileña. Tras ingresar –junto con Amalia Toca–, hacia 1988, en el Colectivo de Poetas Motrileños con motivo del homenaje que los vates locales le brindaron al desaparecido Manuel Carrasco, sus participaciones en las numerosas lecturas poéticas realizadas con posterioridad a esa fecha se contabilizaron por clamorosos éxitos de público, pues recitaba sus versos «con una fuerza declamadora completamente desconocida hasta entonces en la ciudad y con un genuino estilo» que enfervorizaba y levantaba de sus asientos a los asistentes a dichos recitales. Como buen granadino, lleva por su sangre sonidos de cascadas y de agua –«agua oculta que llora» 146–, olores a jazmines y azahar, atardeceres rojos de luna llena –«redondo tapiz de naranja» 147–, que describe en versos de forma desenvuelta y bella como lo hicieran en su día los poetas arabigoandaluces.
Algunos de los críticos que han analizado las claves de su poesía han destacado de él que:
«Es fama entre los compañeros poetas su calidad de lorquiano, cuando [esto solo] es una verdad a medias, si leemos en extensión y variedad su poesía. Cierto que en sus poemas más conocidos aparecen muchos elementos que están en la más popular poesía lorquiana, pero también podemos encontrarlos fácilmente en Manuel Machado, y menos en Antonio; o sea, en la tradición cercana de la poesía andaluza». Toda la poesía conocida de José Alberto Romero ha sido recogida solo en obras colectivas tales como: Cantos del Sur (1989), Antología de Poetas Motrileños (1993), Poesía motrileña (1995), Semillas. Caja de poemas (1996) y Poemas (1996), libro este último poco conocido en nuestra ciudad que fue editado por el Instituto de Bachillerato «Mediterráneo» de Salobreña un año antes de su jubilación y que recogía una pequeña muestra de la obra lírica de cuatro escritores: Miguel Ávila Cabezas, Alfonso Garrido Espínola, Ramón Villalobos Gómez y nuestro propio autor, los cuatro profesores de dicho centro y poetas ampliamente contrastados y reconocidos en los ámbitos literarios. Con dicho librito, rotulado con el número 1 de la colección «Cuadernos del Mediterráneo», serie nacida al amparo del citado instituto, se pretendía exhortar e invitar, no solo a la comunidad escolar del centro, «sino también al resto de la comunidad social de Salobreña, a la participación en un proyecto que se pretende ilusionadamente ambicioso para que tenga continuidad durante los próximos cursos y recoja en sus diferentes números las aportaciones de personas y entidades sobre temas de investigación y creación artística que, sin duda, favorecerán y contribuirán al enriquecimiento y proyección de nuestros objetivos». El resto de su abundante y variada obra poética, que sigue estando celosamente guardada en varias añosas y olvidadas carpetas, «permanece inédita a la espera de que alguien realice un abordaje integral de la misma, analice sus sustanciosas claves, y la recupere del triste anonimato donde dulcemente reposa»

Una voz poética –un tanto alejada últimamente de la escena pública– singular y nítidamente diferenciada de la del resto de los poetas motrileños de su tiempo que entronca con meridiana claridad con la más pura y genuina tradición poética andaluza, incluyendo la que salpica la obra juanramoniana, quien defendía –como lo ha hecho también en innumerables ocasiones nuestro autor– que es precisamente Andalucía la comunidad que más puede acercar España a lo universal.

Del libro "Luciérnagas en el olvido" de Jesús Cabezas Jiménez